NUESTRA HISTORIA



El Jardín Infantil Chiquilines fue fundado en el año 1991 por Gloria Susana Álvarez Martínez, quien puso a rodar toda su imaginación, curiosidad y exploración de la mano de 3 educadoras, y desde entonces se ha caracterizado por la calidad de su proyecto pedagógico y por ser un lugar seguro para que nuestros padres lo sientan como una extensión del hogar y en donde nuestros niños aprenden con alegría.

Desde aquella época, El Jardín Infantil Chiquilines ha cambiado mucho, pero su esencia y su proyecto pedagógico siguen intactos: aprender a través del juego y la imaginación haciendo un fuerte énfasis en los valores, el respeto y la calidad humana.

INSTALACIONES


Bajo la supervisión y guía de las docentes, nuestros niños gozan de amplitud, comodidad y seguridad en sus espacios ,gracias a que en el Jardín Infantil Chiquilines contamos con 200 m2 distribuidos en dos niveles de la siguiente manera:


1er Nivel:

• 4 Salones
• 4 Baños
• 1 patio exterior con juegos infantiles
• 1 patio interior con juguetes



2do Nivel:

• 1 Salón de clases
• Sala de piscología
• 2 Baños
• Oficina de la Directora
• Cocina

Nuestra Misión

Brindarles a los niños y niñas una atención integral teniendo en cuanta sus necesidades para lograr en ellos un óptimo desarrollo y a su vez proporcionarles gratas y enriquecedoras experiencias que lo lleven a disfrutar una infancia feliz

Nuestra Visión

Nos proyectamos para ser reconocidos dentro de nuestra región por tener altos estándares de calidad, que busca inculcar en los niños y las niñas valores, responsabilidad, optimismo, conocimientos y pasión, para lograr sus objetivos a través de la vida.




FILOSOFIA - FUNDAMENTOS

El jardín infantil CHIQUILINES, fundamenta su acción educativa en la constitución política de Colombia, la Ley General de Educación, en el decreto 1860 de 1994, y los lineamientos curriculares del preescolar.

En el marco filosófico Concibe al ser humano como ser único, indivisible, irrepetible y trascendente.

Desde el punto de vista psicológico reconocemos el hombre como un ser único e irrepetible, en permanente cambio en todos y cada uno de los procesos (físicos, mental, sociológico), capaz de responder a diferentes estímulos, mecanismos y diferentes métodos y estrategias de enseñanza-aprendizaje.
Desde el punto de vista epistemológico reconocemos su capacidad para analizar su realidad, reflexionar sobre ella y mejorarla, aportándole alternativas para que en el futuro sea protagonista activo de los cambios que Colombia y el mundo requieren.

Desde el punto de vista pedagógico reconoce al niño y a la niña como un ser activo, espontáneo y con una serie de conocimientos previos que lo hacen protagonista de su propio aprendizaje.

Es decir, el enfoque está fundamentado en el saber de los niños, la integración con su entorno natural, familiar, social, étnico y cultural; la generación de situaciones que estimulen desde el inicio de la vida escolar, el espíritu científico, la creatividad y la imaginación; la vivencia de situaciones. que fomenten actividades de respeto, tolerancia, cooperación autoestima y la expresión de sentimientos y emociones-, en la creación de ambientes lúdicos, comunicativos y de confianza que faciliten la interacción en el reconocimiento de otro ambiente para el aprendizaje, en fin, en una educación preescolar con carácter transformador.
Teniendo presente los cuatro pilares del conocimiento contemplados en los lineamientos de la educación preescolar, propuestos por Jakcques Delors:
Aprender a conocer, es decir, adquirir los instrumentos de la comprensión; Aprender a hacer, para poder influir sobre el propio entorno; aprender a vivir juntos, para participar y cooperar con los demás en todas las actividades humanas, y por ultimo aprender a ser, un proceso fundamental que recoge elementos de los tres anteriores.

En sí nuestra filosofía institucional se construye como referente operacional y ésta nos guía en el propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación en Colombia.




MI PEQUEÑO REGLAMENTO EN EL PREESCOLAR

Desde hoy pertenezco al Jardín Infantil Chiquilines y aunque tengo pocos años, voy a cumplir con agrado y exactitud mis deberes, formando mis hábitos y disciplinas de manera ordenada para que mi desarrollo y formación sean adecuados y yo esté más feliz.


• Llegaré al Preescolar a la hora indicada y no interrumpiré el comienzo de las actividades planeadas, de manera que mi profesora no retrase la programación dispuesta para mi grupo.

• Haré buen uso del baño, el jabón, la toalla, el papel higiénico, el agua y todos los implementos que estén dispuestos para mi aseo personal.

• Compartiré con mis compañeros los materiales y demás juguetes del Preescolar, cuidaré y hare buen uso de ellos.

• No llevaré juguetes desde mi casa. En el Preescolar disponemos de una cantidad y variedad suficiente que puedo compartir con mis amigos, de esta manera evito que los míos se pierdan o deterioren y luego yo este triste.

• Asistiré diariamente y de manera puntual al Preescolar y mis papás avisarán y contarán los motivos que me obligan a faltar. Solo faltaré por causa justa, de lo contrario, no formaré mi disciplina de asistencia y puntualidad, que lo veré reflejado cuando sea mayor y siempre esté buscando excusas para mis citas importantes. • Obedeceré y respetaré a todas las personas.

• No diré palabras soeces, ni tratare a mis amigos de manera brusca.

• Escuchare cuando me hablen y obedeceré al primer llamado.

• Desarrollaré las actividades en el lugar que me indiquen y tomaré postura adecuada, para evitar dañar mi colúmna.

• Cuidaré de mi presentación personal, tendré las uñas recortadas, mi uniforme bien llevado y como corresponde, sin accesorios ni nada distinto a lo reglamentado.

• Los niños llevaremos el cabello motilado y Las niñas en lo posible, si tenemos el cabello largo, lo llevaremos recogido.


Es importante que mis padres se acojan a esta recomendación, pues los niños cuando estamos en proceso de formación nos guiamos por los parámetros que nos presentan nuestros mayores, para ayudar a formar nuestra personalidad y poder tomar decisiones cuando seamos más grandes.